Quince

La gente que vivia en mi casa

llegando la noche salieron conmigo

ellos volvieron sanos temprano

yo enfermo pero con el sol en la mano

los fantasmas de mi mente

en la calle pidieron conmigo

con calor me limpiaron la frente

con cartones me dieron abrigo

la moneda que me fueron dando

fue la del que busca camino

era para apartar los pecados

duermiendo con el propio enemigo

,

a los quince años me fui de casa

a los veinte me olvide de volver

a los treinta no sabia si la tenia

me doy cuenta de que estaba al reves

a los cuarenta la hecho de menos

a los cincuenta ya no estare

a los sesenta me vereis de regreso

con la cabeza en lugar de los pies

.

cuando me veais viejo y caido en la red

no penseis que he perdido el tiempo

pensad que siempre vivisteis conmigo

que vuestra vida me ha forjado la tez

que se derritio como la cera de una vela

cada vez que me levante y volvia a caer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up