Sin oir en el silencio silbar

el ruido de las balas que vienen detras

paran ahora los relojes de oro que no tienen

lanzandolos al barranco para decir que los pierden

es mas lo que yo doy que todo lo que ellos venden

paradas las palabras por lo que se pierde de ellas

salen las cuentas del destino en que a otros se aventaja

encontrando siempre un hueco por donde decir maldad

no importa que este oscuro y en profundidad

asi se ilustra mejor lo sucio de este mundo de realidad

,

Corazones negros como almas negras en su bolsillo ves brillar

fruto de sus ideas cada vez que les ves de otros predicar

del fondo de mi cesto que nunca se acaba

quieren en los suyos meter lo que yo ya sacaba

miraban hacia delante para ver quien pescaba antes

con mi suerte en la espalda siguen en su infierno de dante

asi se alimentan otros al probar de la sangre

no era mas que nada lo que antes se llevaba el palangre

,

y ya que lo dorado es comun a todos los soñadores

es de reconocer quienes son con ello los perdedores

no son aquellos que tienen su vida incompleta

porque tienen el alma vacia y su bolsa repleta

no les va a salvar con el agujero que le he hecho

siempre queriendo empezar sus casas por el tejado

pobres pero que ya saben como se empieza un cesto

es eso en lo unico que piensan, en acabar con el resto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up